Análisis del Bowers & Wilkins Zeppelin Air

En (iPad, iPhone, iPod, Tecnología) por Jordi el 12-12-2011

 

Llamamiento a los amantes del sonido más puro y exquisito. Aquellos que como un servidor no se conformen con un altavoz cualquiera y tengan un oído de tísico no apto para cualquier bafle, tomad nota de la siguiente recomendación: Bowers & Wilkins Zeppelin Air.

 

No es un altavoz para todos los bolsillos, pero si disfrutáis de la música tanto como yo, tened por seguro que agradeceréis un dispositivo como este. Vamos a echar un vistazo a qué podéis esperar de semejante altavoz, que quizá esté en más de una carta (de los adultos) a los Reyes en estas Navidades.

 

Lo primero que hay que hacer es comentar algo acerca del fabricante, porque entiendo que todos conocéis Pioneer, Bosé, JBL, etc. Pero quizá a no todo el mundo le suene Bowers & Wilkins. Los inicios de la marca británica se remontan a cuando John Bowers montaba a mano sistemas de cajas acústicas para los clientes locales de Worthing, West Sussex, en la trastienda de un negocio de electricidad que tenía con su amigo Roy Wilkins.

 

Tras una donación de una señora de edad avanzada llamada Srta. Knight, John Bowers funda B&W Electronics Ltd. Se quedó tan impresionada con sus conocimientos de música clásica y tan encantada con las cajas acústicas que fabricó para ella, que le dejó 10.000 libras esterlinas en su testamento para que las invirtieran en su negocio. Así, poco a poco fueron creciendo y perfeccionando sus productos, incluyendo en los años 80 la caja acústica 801 que se convirtiese de referencia para estudios como el EMI Abbey Road y llegando hasta las cajas con tweeters de cúpula de diamante que utilizan en la actualidad para lograr el mejor sonido posible.

 

En el año 2007 llegó el lanzamiento del Zeppelin, un altavoz de diseño atrevido y vanguardista que ofrecía soporte para el que se convertía en el reproductor portátil de música más conocido: el iPod. El producto, que no en vano se ha alzado con varios galardones, recibió a principios de este año una revisión tecnológica mostrando sus nuevas capacidades en el CES para lograr el actual sobrenombre de Zeppelin Air.

 

 

Si la primera impresión es la que cuenta, el Zeppelin Air te va a cautivar muy rápido. Buena prueba de ello es que todo al que se lo he mostrado en casa, a los pocos segundos la primera pregunta al respecto es siempre la misma: “¿Cuánto te ha costado esto?” Mejor lo dejamos para el final…

 

Antes de nada, hay que advertir que este altavoz inalámbrico tiene un proceso inicial de configuración algo farragoso para dejarlo conectado a la WiFi de tu casa. No es encender y ya está (plug&play), sino que tendrás que seguir los pasos del manual a raja tabla (dejar apretado un botón hasta que deje de parpadear, conectarlo a un PC por cable Ethernet, acceder en el navegador a una dirección IP, nombrarlo, poner la contraseña de tu WiFi, etc.). Una vez hecho todo el proceso, ya estás listo para el deleite.

 

Como podéis ver, el altavoz dispone de un dock en el que colocar tu iPod con ranura de 30 pines. Donde digo iPod quiero decir también iPhone, funcionando perfectamente tanto con el 4 o el 4S como con un 3GS a pesar de la diferencia de grosor.

 

Pero la gracia de este altavoz está precisamente en integrar la funcionalidad Airplay, la tecnología inalámbrica de Apple para streaming de alta calidad, que no sólo le da el apellido al producto sino que ofrece una calidad de sonido a la que ya quisiera llegar el Bluetooth. Lo imprescindible es que llegue bien la señal de WiFi, tanto al Zeppelin como al iPod, si no, se cortará el sonido. Pero tendrás que someterlo a varias paredes de barricada para que este inconveniente pase, al igual que con la propia señal de WiFi para tener conexión a esa distancia.

 

 

También podrás hacer que la música de tu iTunes (tanto en PC como Mac) suene por tu flamante altavoz, ya que te aparecerá un icono abajo a la derecha en iTunes para elegir si quieres que el sonido de la aplicación salga por el propio ordenador o que se conecte al Zeppelin. He comprobado su funcionamiento incluso si el PC no está conectado por WiFi a la red de casa y está conectado por cable de red, detectándose en cualquier caso que el Zeppelin forma parte de la LAN. Y si quieres conectar una entrada de audio externa (otro reproductor de mp3 o una Blackberry, por ejemplo), en la parte trasera tienes una entrada de jack estándar para ello.

 

A nivel técnico, el Zeppelin Air está compuesto de 2 tweeters Nautilus con diafragma de aluminio de 25 mm de diámetro, 2 altavoces de medios de 75 mm de diámetro y 1 subwoofer de 125 mm de diámetro. Es un diseño de 2.1 vías completamente activo, lo que significa que los cinco altavoces que incluye son excitados individualmente por amplificadores de grado audiófilo en Clase D dedicados que han sido diseñados especialmente para Bowers & Wilkins. La potencia total de 4×25 vatios+1×50 vatios alimenta altavoces mejorados, muchos de los cuales son más pequeños que los del Zeppelin original con el fin de mejorar la dispersión.

 

La combinación de estos altavoces con la tecnología Flowport de Bowers & Wilkins y una sofisticada circuitería de Procesado Digital de Señal (DSP) presente en equipos de alta gama de otros fabricantes ha permitido mejorar de manera drástica la respuesta en graves, y doy buena fe de ello. También los conversores A/D han sido mejorados, utilizándose ahora diseños de 24 bits/96 kHz para obtener unas prestaciones superiores.

 

De nada vale lo mucho y bien que hable de él si no lo escuchas por tu propia cuenta, y en un sitio en condiciones, no me refiero al de exposición en medio de un gran centro comercial. Ofrece un sonido impecable y nítido, respondiendo sin un ápice de distorsión a muchos decibelios y con un rendimiento en los graves que sorprende incluso cuando te acostumbras a él. Además, es elegante y bonito hasta decir basta, las fotos no le hacen justicia.

 

Sólo tiene dos pegas: los 64 cm de ancho que mide -que no entran fácilmente en cualquier estantería- y los 600 euros que cuesta. Eso sí, si hay algún tímpano sibarita más en la sala, ten por seguro que agradecerás escuchar tu misma música pero de otra forma completamente distinta al mismo tiempo.

 

 

Más información | Bowers & Wilkins

pixelstats trackingpixel

Comentarios:

7 Comentarios en “Análisis del Bowers & Wilkins Zeppelin Air”


  1. Vamossss, me pone eso un vecino a todo trapo y llamo a la poli ;).., vaya cacharrazo más chulo, parece un balón de rugby :P.

    Felicidades, un post muy currado boss!!


  2. Muchas gracias Pedro, deberías escucharlo, es un sonido impresionante. No veas cómo suena tu Dash Berlin ahí chavalote… 😛


  3. Una pregunta… donde te lo compraste? Es que creo que me voy a pillar uno, la verdad que tiene pinta de ser una pasada!!!


  4. Antonio, te aseguro que se escucha MUY bien. Lo compré directamente en la Apple Store online: http://store.apple.com/es/product/HA848ZM/A/altavoz-zeppelin-air-de-bowers-wilkins-con-conector-lightning?


  5. Nefasto! El sonido bueno pero no va nada bien. A veces ni el telefono detecta el zeppelin y ya no hablamos de controlarlo a distancia. Yo lo compre ayer y hoy mismo lo voy a devolver. Muy indignada y mucha perdida de tiempo. No lo recomiendo.


  6. Me puedes decir si funcionan sin tener el cable de conexión a la corriente eléctrica ? O sea si tiene batería autónoma y si fuera así cuanto tiempo dura?
    Gracias


  7. Hola José Luis.
    No, no funciona sin estar conectado a la corriente ya que no tiene batería interna.
    Un saludo.

Deja un comentario